Vinculan a proceso a cinco por explotación sexual que operaban en cinco sitios

b_400_0_16777215_00_images_prostitucion.jpg

Tres inmuebles fueron cateados por la PGJ-CDMX y ahí localizó a nueve mujeres que ejercían la prostitución. A las cinco personas tratantes el juez les dictó prisión preventiva por explotación sexual.

Un Juez de Control dictó prisión preventiva a cinco personas acusadas de trata de personas en la modalidad de explotación sexual ajena, por lo que la dueña del negocio y su ayudante fueron remitidas al penal femenil de Santa Martha, mientras que a tres sujetos se les remitió al Reclusorio Sur.

La Procuraduría capitalina cateó tres inmuebles localizados en las delegaciones Cuauhtémoc y Benito Juárez, donde localizó a nueve mujeres que ejercían la prostitución, entre ellas, dos de nacionalidad cubana y colombiana.

Las cinco personas, contra quienes se ejercitó acción penal, el respectivo Juez de Control calificó de legal su detención.

Una de las víctimas denunció que la mecánica de explotación sexual consistía, entre ellos un hombre –aun prófugo-, señalado como presunto dueño de una agencia de publicidad, consistía en enganchar a las ofendidas como modelos, y a partir de ahí obligarlas a prestar servicios sexuales en una casa de citas.

“Las afectadas tenían que hacer una pasarela frente a los clientes que acudían a la casa de citas, para ser elegidas por ellos. Antes de ingresar a una recámara con una de las chicas, el visitante tenía que pagar entre 4 y 6 mil pesos, más 3 mil por el costo de las bebidas, para tener derecho a una relación sexual.

“Por espacio de dos horas; si alguien deseaba llevar a la mujer a un hotel, tenía que pagar derecho de salida, de 2 mil pesos; al final, a las ofendidas presuntamente les pagaban mil 800 pesos, pero sólo recibían 100 pesos, puesto que les descontaban el costo de su alojamiento.

Luego de aceptar los términos, la afectada se presentó a laborar el 11 de agosto de 2015, lo que le permitió saber de la presencia de numerosas chicas de entre 20 y 30 años de edad de distintas nacionalidades, las cuales mostraba el presunto dueño de la casa a los asistentes a fin de promoverlas. En el inmueble trabajaban dos de los detenidos como vigilante y administrador del sitio.

En octubre de 2016, al darse cuenta las agraviadas extranjeras que la denunciante vivía en casa del supuesto dueño, le pidieron que recuperara sus documentos, pues él se los había quitado, por lo que la ofendida le reclamó esta situación al individuo, quien amenazó con hacerle daño.

La mujer acudió ante el agente del Ministerio Público de la Fiscalía Central de Investigación para el Delito de Trata de Personas, donde denunció los hechos y derivado de ello el Juez obsequió una orden de cateo en los inmuebles, cumplimentada el pasado 13 de enero. Los predios serán propuestos para la acción de extinción de dominio.